Todo sobre la esponja konjac

Tout savoir sur l’éponge konjac

¿Qué es el konjac?

Antes de ser una esponja, el konjac es una planta perenne originaria de Asia, cuyas raíces son ricas en glucomanano, una fibra soluble que absorbe el agua para formar una pasta gelatinosa. Esta pasta es la que se utiliza para hacer la esponja konjac. Las raíces se secan, se muelen en polvo y luego se mezclan con agua para formar la pasta que se moldea en forma de esponja y se seca.

La esponja konjac se ha convertido en un producto de belleza natural muy apreciado en Asia, especialmente en Japón, donde se ha usado por más de 1500 años. En ese tiempo, se usaba principalmente para lavar a los bebés, ya que era suave y no causaba irritación en su piel sensible. Sin embargo, con el tiempo, la esponja konjac se volvió cada vez más popular en Asia y comenzó a ser utilizada como un producto de belleza para todos los tipos de piel. Las mujeres comenzaron a usarla para limpiar su rostro y cuerpo, así como para exfoliar su piel suavemente.

Tout savoir sur l’éponge konjac

Los beneficios de la esponja konjac

Hoy en día, la esponja konjac es un producto de belleza muy valorado en todo el mundo. Es utilizada tanto por los amantes de los productos naturales y ecológicos como por los profesionales de la belleza que buscan soluciones efectivas y suaves para limpiar y exfoliar la piel mientras la hidratan. Además, es apta para todos los tipos de piel, incluso las más sensibles. ¡Y como guinda del pastel, es biodegradable!

Respetuosa con tu piel y con el medio ambiente, ¡la esponja konjac se convertirá en tu mejor amiga!

¿Cómo usar la esponja konjac?

Aquí hay algunas instrucciones para usar esta pequeña esponja y así integrarla a tu rutina:

  • Remoja tu esponja en agua tibia para ablandarla.
  • Realiza movimientos circulares suaves sobre tu piel, con o sin limpiador. ¡Ten cuidado de no frotar demasiado, esto podría irritar tu piel!
  • Enjuaga tu esponja con agua tibia y déjala secar al aire libre. No retuerzas la esponja para no dañar las fibras.

Puedes usarla mañana y noche cuando limpies tu rostro. También se puede usar para el resto del cuerpo. Por ejemplo, la recomendamos para la espalda y el escote, áreas a menudo descuidadas pero propensas al acné.

¿Cómo cuidar su esponja?

La esponja konjac es un producto 100% natural y, como tal, necesita ser cuidada para asegurar su durabilidad. Aquí hay algunos consejos para mantenerla en buen estado:

  • Después de usarla, enjuágala bien y exprímela suavemente para quitar el exceso de agua.
  • Cuélgala en un lugar fresco y aireado para que se seque correctamente.
  • Evita dejarla en un lugar húmedo (como la ducha) porque podría desarrollar moho.
  • Reemplaza tu esponja cada 3 o 4 meses, o cuando empiece a desmoronarse.

Si cuidas tu esponja konjac adecuadamente, te ofrecerá una piel suave y resplandeciente durante mucho tiempo.